Noticias

08 Marzo 2017

“Cantando he sido lo que soy”

Sandra Mihanovich entrevistada por Alex Ibarra.

A.I: Sandra, agradezco tu generosidad para esta entrevista entre medio de recitales y giras. Eres una de las voces femeninas argentinas más reconocidas en Chile, canciones como “Puerto Pollensa” y “Honrar la vida” son clásicos de la música popular en lengua hispana. El auge de tus canciones en la década de los ochenta aparece junto a un fuerte movimiento rockero en Argentina. En tu caso personal no sólo cantas baladas también eres una representante de ese movimiento contestario que simbolizaba la recuperación de la democracia. ¿Qué rescatas cómo legado de ese momento histórico de la música argentina que fue conocido extensamente en América Latina?

S.M: Creo que la música de los 80 en la Argentina fue el gran desahogo para todas las tristezas que estábamos viviendo. En forma consciente o no, éramos los que podíamos expresar todo lo que sentíamos. Por eso es una música rica y diversa, donde había mujeres, varones, bandas y todo tipo de expresiones. Sin duda es la base que permitió que el rock en nuestro idioma creciera y se hiciera eco en toda Latinoamérica. Y el escalón siguiente fue Chile… siempre el camino comenzó aquí y siguió por Chile avanzando hacia el resto de Latinoamérica.

A.I: Los años en que forjaste tu carrera, en aquella década, según has declarado en otras entrevistas, hay un marcado ambiente dominado por figuras masculinas. No debe haber sido tan fácil lograr instalarse en la escena de primer plano en esos años. Por estos días el lugar social de la mujer alcanza otros espacios, impensables hace algunos años atrás, por ejemplo hasta hace poco tuvieron a una presidenta. ¿Consideras a este comienzo de siglo como una década en la cual las mujeres han logrado un reconocimiento más equitativo? ¿Ves en mejor posición el lugar social de la mujer?

S.M: Veo mejor el lugar que ocupa la mujer, sin duda, en este nuevo siglo. Aunque debemos seguir pidiendo paso, reconocimiento, e igualdad de derechos. Nuestras sociedades machistas han evolucionado y creo que hay un cambio muy positivo. Las mujeres ya no tenemos que pedir permiso. No lo hacemos.

A.I: Sin duda, una de las temáticas más recurrentes en la canción popular es la del amor, de ahí que este género musical logre una instalación masiva en el público que siempre encuentra con el artista un vínculo mediado por los afectos. Por otra parte, este tema del amor ha sido de amplio tratamiento poético. ¿Valorizas la expresión poética? ¿Te gusta el tipo de poesía que podríamos considerar amorosa?

S.M: Me encanta y me encantó siempre la poesía amorosa y las canciones de amor. Siempre he buscado la forma de cantarle al amor desde un lugar original, diferente no caer en lo trillado. Aunque indudablemente esto es algo difícil. Todos le cantamos y todos le han cantado al amor. Las canciones son poesía, poesía que se canta. Y el amor es el motor de la vida.

A.I: Podríamos decir que el amor es parte de la condición humana, hay muchas formas en las que se puede expresar, ya que es algo que es parte de nuestra biología. Has tenido la valentía de hacer pública una opción sexual diferente, dando un testimonio que exige respeto a la diversidad sexual que reclama frente a los convencionalismos propios de nuestra cultura en materia sexual. ¿Cómo fue el proceso de asumir que tu elección sexual podía determinarse desde la exigencia de tus propios derechos a realizar una vida feliz? ¿Has evaluado el gesto político que instalas cuando te haces cargo de asumir ese derecho en torno a la sexualidad?

S.M: He tenido el privilegio de dedicarme a lo que me gusta, a lo que amo, y la fortuna de poder ganarme la vida con ello. Siento que tomé las oportunidades que la vida me fue dando para poder ser feliz, y para no tener que resignar mi identidad para eso; muy por el contrario, creo que con el paso del tiempo pude ir instalándome con naturalidad en un camino que siendo diferente, no tiene porque impedirle a nadie ser feliz. El gran hallazgo fue cantar “Soy lo que soy” en nuestro idioma y no dar explicaciones por eso.

A.I: Eres un mujer que toma decisiones, en tu carrera musical decidiste ser intérprete no desarrollando tanto tus capacidades en la composición musical. Esta elección tiene bastante fundamento considerando en primer lugar tu capacidad vocal, también la capacidad de improvisación que requiere la interpretación de calidad y por cierto tu formación teatral te ayuda. ¿Cómo llegas al reconocimiento de tu gran capacidad vocal? ¿En qué momento tomaste conciencia de tu creatividad para la improvisación?

S.M: Desde muy chica mi lugar era cantar. En familia, en el colegio, en el club. Cantar siempre me hizo feliz. Siempre fue lo que mejor me salía, mi manera de comunicarme con el afuera. Y cuando terminé la escuela secundaria fue evidente que ese era el camino. Cantar es más fuerte que yo. Nunca dejaré de cantar. Componer es una asignatura pendiente… algo que me lleva a un espacio de pudor, de mayor exposición… no me lo he permitido demasiado. Profesionalmente empecé a los 19, el 20 de mayo de 1976, ahí recibí mi primer cachet.

A.I: Imagino que conoces mucha música y que dedicas parte de tu trabajo a la investigación musical, pero por otra parte es visible que tienes una relación emotiva con las canciones que cantas ¿Es el camino de la investigación el que te lleva a la elección de tu repertorio o prefieres un camino más intuitivo en el cual son las canciones las que van llegando a ti?

S.M: Ambos caminos son válidos e interesantes. La música llega de todas las maneras y una canción es algo así como un tesoro… muy preciado. En esta época todo está mucho más fácil, pero también hay mucho por buscar.

A.I: Has visitado Chile anteriormente, ahora este mes de mayo tienes presentaciones en Concepción y en Santiago, ¿qué presentarás en estos recitales?. Y en un contexto más anecdótico, ¿puedes compartir alguna imagen que tengas grabada de Chile en la memoria?

S.M: Estoy festejando mis 40 años con la música. Lo hice en Argentina en octubre pasado. En Chile son algunos menos pero eso es lo que presentaré, una historia compartida… años de canciones, de momentos, de ganas, de miedos, de bronca, de placer, de amor… con una muy buena banda y una magnífica presentación en el escenario. La emoción y la belleza de la música que es ABSOLUTAMENTE SANADORA! Han pasado 30 desde mi presentación en Viña, un hito en mi historia, mi primera vez ante semejante público, el Festival más importante de Latinoamérica, fue un antes y un después para mí.

 

Vía | Le Monde Diplomatique (Chile)

 

Comentarios

Cargando comentarios de Facebook ...

Deja un Comentario

01. Cuatro estrofas // Puerto Pollensa (1982)
icon-downloadicon-download
  1. 01. Cuatro estrofas // Puerto Pollensa (1982)
  2. 02. Me contaron que bajo el asfalto // Puerto Pollensa (1982)
  3. 03. Es la vida que me alcanza // Puerto Pollensa (1982)
  4. 04. Y hoy te vi // Puerto Pollensa (1982)
  5. 05. Igual a los demás // Puerto Pollensa (1982)
  6. 06. Puerto Pollensa // Puerto Pollensa (1982)
  7. 07. Vos, yo, uno más uno // Puerto Pollensa (1982)
  8. 08. Simple // Puerto Pollensa (1982)
  9. 09. Conversar con un amigo // Puerto Pollensa (1982)
  10. 10. Mil veces lloro // Puerto Pollensa (1982)
PGRpdiBzdHlsZT0id2lkdGg6IDY0MHB4OyIgY2xhc3M9IndwLXZpZGVvIj48IS0tW2lmIGx0IElFIDldPjxzY3JpcHQ+ZG9jdW1lbnQuY3JlYXRlRWxlbWVudCgndmlkZW8nKTs8L3NjcmlwdD48IVtlbmRpZl0tLT4KPHZpZGVvIGNsYXNzPSJ3cC12aWRlby1zaG9ydGNvZGUiIGlkPSJ2aWRlby01NjM1LTEiIHdpZHRoPSI2NDAiIGhlaWdodD0iMzYwIiBhdXRvcGxheT0iMSIgcHJlbG9hZD0iYXV0byIgY29udHJvbHM9ImNvbnRyb2xzIj48c291cmNlIHR5cGU9InZpZGVvL21wNCIgc3JjPSJodHRwOi8vc2FuZHJhbWloYW5vdmljaC5jb20vd3AtY29udGVudC91cGxvYWRzLzIwMTYvMDcvQVNQYXJhZ3VheS5tcDQ/Xz0xIiAvPjxhIGhyZWY9Imh0dHA6Ly9zYW5kcmFtaWhhbm92aWNoLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxNi8wNy9BU1BhcmFndWF5Lm1wNCI+aHR0cDovL3NhbmRyYW1paGFub3ZpY2guY29tL3dwLWNvbnRlbnQvdXBsb2Fkcy8yMDE2LzA3L0FTUGFyYWd1YXkubXA0PC9hPjwvdmlkZW8+PC9kaXY+